• A-
    A+
  • Людям із порушенням зору
  • Українською
  • Español
Відкритий лист Посла України в Аргентині Юрія Дюдіна: «Росія та Будапештський меморандум: навіщо спотворювати реальність?» (іспанською мовою)
Опубліковано 01 лютого 2016 року о 17:57

RUSIA Y EL MEMORANDUM DE BUDAPEST:

¿PARA QUÉ TERGIVERSAR LA REALIDAD?

Carta abierta del Embajador de Ucrania

 

Durante una conferencia de prensa celebrada en Moscú el pasado 26 de enero, el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, al responder a una pregunta de periodista ucraniano, declaró que Rusia no había violado las estipulaciones del Memorándum de Budapest de 1994, el cual, según las palabras del Canciller ruso “incluía una única obligación: no usar armas nucleares contra Ucrania; nadie lo ha hecho y la amenaza de uso de armas nucleares contra Ucrania no ha sonado”.

Bueno, con las tecnologías de información que existen hoy día, para saber el contenido de cualquier documento basta hacer un click en Internet. Por eso resulta bastante extraño oír tales declaraciones de un diplomático de calibre de Lavrov quien debe conocer bien el texto de dicho documento pues fue él mismo quien, en su calidad de Representante permanente de Rusia ante las Naciones Unidas, firmó el 7 de diciembre de 1994 una carta pidiendo que el texto del Memorándum sea circulado como documento oficial de la Asamblea General de la ONU (http://www.securitycouncilreport.org/atf/cf/%7B65BFCF9B-6D27-4E9C-8CD3-CF6E4FF96FF9%7D/s_1994_1399.pdf).

Recordemos que dicho documento que tiene el nombre completo “El Memorándum de Budapest sobre garantías de seguridad por parte de sus signatarios con respecto a la adhesión de Ucrania al Tratado de no proliferación nuclear” es un acuerdo político que fue firmado en Budapest, Hungría, el 5 de diciembre de 1994. El Memorándum fue originalmente suscrito por los altos dignatarios de Ucrania, Rusia, Estados Unidos y el Reino Unido. Otras dos potencias nucleares – China y Francia – se adhirieron al documento mas tarde. Según el Memorándum, Ucrania renunció unilateralmente a 5.000 ojivas nucleares, 176 misiles balísticos intercontinentales y 44 aviones bombarderos de gran alcance con capacidad nuclear (el tercer potencial nuclear del mundo en la época).

Cualquier persona que lea el pequeño texto del Memorándum que se compone de apenas de seis puntos, se da cuenta inmediata de la falsedad de declaraciones del mandatario ruso. Según el comentario del Canciller ucraniano Pavlo Klimkin, parece que en Moscú el texto del documento, al igual que los Acuerdos de Minsk, lo han leído desde el final y muy selectivamente. De hecho el único punto del Memorándum que Rusia NO ha violado hasta ahora es el p. 5 donde se trata del uso o de la amenaza del uso de armas nucleares. Aunque, como comentó el Ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pavlo Klimkin, la amenaza, formulada por voceros del Kremlin, de colocar ojivas nucleares en la península de Crimea ilegalmente ocupada y anexada por Rusia, ya es un serio desafío a la paz y seguridad internacional.

Al mismo tiempo, Rusia ha violado y continúa violando todos los demás puntos del Memorándum de Budapest. En particular, tras invadir con sus tropas y material bélico las regiones de Donbás, Moscú violó el punto 1 donde se comprometió a respetar la independencia, soberanía y las fronteras existentes de Ucrania. Del mismo modo Rusia ha violado el punto 2 donde confirmó que NINGUNAS de sus armas JAMÁS serán empleadas contra Ucrania, mientras que los armamentos de fabricación rusa, desde fusiles y municiones a sistemas de misiles más sofisticados, siguen llegando a Donbás sembrando muerte y destrucciones. Además, durante los últimos años Rusia ha estado violando de manera sistemática el punto 3 haciendo una presión económica sobre Ucrania “dirigida a subordinar a sus propios intereses el ejercicio por Ucrania de los derechos inherentes a su soberanía”.

Este pequeño análisis del texto del Memorándum de Budapest muestra la enorme distancia entre la realidad objetiva y las distorsiones de la misma hechas por la propaganda oficial rusa que no escatima esfuerzos ni recursos para tergiversar y falsificar los hechos, en un intento de “vender” la realidad virtual creada por los propagandistas del Kremlin, a la opinión pública internacional. En este sentido, merece atención la explicación absurda que fue dada por el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso a las palabras de su jefe diciendo que el Memorándum de Budapest no fue firmado con el actual gobierno ucraniano, por lo cual Moscú no tiene la obligación de observarlo. Si seguimos esta lógica absurda, cada vez que se cambia un gobierno en cualquier país del mundo, Rusia debería reconfirmar sus obligaciones con el nuevo gobierno. Pero es de público conocimiento que uno de los principios básicos del derecho internacional es que los acuerdos y tratados internacionales se concluyen entre Estados sobre el principio de continuidad.

No obstante las mentiras descaradas que son diseminadas diariamente por los medios oficialistas del Kremlin, los socios occidentales de Ucrania han mostrado ya la poca importancia que se presta a declaraciones oficiales de Moscú, al aprobar la decisión de prorrogar, por más seis meses, las sanciones económicas y políticas contra Rusia que se consideran un mecanismo adicional para parar la política agresiva de Moscú y devolver al Kremlin al cauce jurídico internacional.

Por su parte, el pasado 29 de enero Ucrania ha cursado notas verbales a los países-signatarios del Memorándum de Budapest con la propuesta de realizar consultas, en el ámbito del punto 6 del documento, tomando en cuenta el surgimiento de la situación con respecto a las obligaciones de las partes, asumidas tras la firma del mismo. Si esas consultas llegan a realizarse (recordemos que dos propuestas anteriores formuladas en 2014 fueron ignoradas por la parte rusa) estamos dispuestos a esclarecer todas las dudas y presentar las pruebas elocuentes cuanto a la violación, por parte de Rusia, de sus compromisos y obligaciones bajo el Memorándum de Budapest. Por su parte, si Rusia está segura que no ha violado sus compromisos, debería aceptar nuestra propuesta sin miedo o vacilación. Hay que esperar para ver la reacción.

Yurii Diudin, Embajador de Ucrania en la Argentina

Outdated Browser
Для комфортної роботи в Мережі потрібен сучасний браузер. Тут можна знайти останні версії.
Outdated Browser
Цей сайт призначений для комп'ютерів, але
ви можете вільно користуватися ним.
67.15%
людей використовує
цей браузер
Google Chrome
Доступно для
  • Windows
  • Mac OS
  • Linux
9.6%
людей використовує
цей браузер
Mozilla Firefox
Доступно для
  • Windows
  • Mac OS
  • Linux
4.5%
людей використовує
цей браузер
Microsoft Edge
Доступно для
  • Windows
  • Mac OS
3.15%
людей використовує
цей браузер
Доступно для
  • Windows
  • Mac OS
  • Linux