• A-
    A+
  • Людям із порушенням зору
  • Українською
  • Español
"Чому демократичний світ повинен засудити російський тероризм в Україні?" Відкритий лист Посла України в Аргентині Юрія Дюдіна (іспанською мовою)
Опубліковано 29 січня 2015 року о 01:21

Carta abierta del Embajador de Ucrania

 

¿POR QUÉ LAS DEMOCRACIAS TIENEN EL DEBER

DE CONDENAR AL TERRORISMO RUSO EN UCRANIA?

 

Desde los finales del 2013, tras la erupción del EuroMaidán en Kíev, Ucrania no deja de hacer los títulos de los noticieros mundiales.

En los últimos 12 meses el mundo entero era testigo de cómo una gigantesca máquina propagandística, desplegada y finacieramente bien lubricada por el Kremlin, se esforzaba en retratar los eventos en Ucrania como un conflicto interno, cuyos orígenes radicaban en la renuncia de las regiones rusoparlantes de Donbás a reconocer la legitimidad del Gobierno central que había asumido el poder tras la victoria de la Revolución de Dignidad en febrero pasado. Pero, a pesar de todo el afán de esta maquinaria madiática pesada rusa, con el correr del tiempo la verdad se abre paso y gana paulatinamente el terreno. Poco a poco la cortina de humo artificial desvanece y los gobiernos de los países democráticos ven lo que al Kremlin le gustaría ocultar detrás de ésta.

Para el mundo civilizado los hechos como son ya no pueden quedarse inadvertidos. Se trata de una injerencia de Rusia en los asuntos internos de Ucrania, primero en una forma inmascarada o así denominada guerra híbrida no declarada en Crimea que con el tiempo se convirtió en una invasión militar directa en la región de Donbás plasmada en el suministro del material bélico ruso a los separatistas prorrusos y el envío de los mercenarios y sus tropas regulares.

Una y otra vez los representantes oficiales de Rusia niegan la presencia de sus tropas en Ucrania cuestionando las numerosas pruebas gráficas y materiales públicamente mostradas no sólo por Ucrania sino también por los servicios de inteligencia extranjeros y organizaciones no gubernamentales rusas inclusive – las imágenes satelitales de los moviemientos de las tropas y el material bélico cruzando la frontera con Ucrania, los documentos de identidad y pertenencias de los soldados rusos abatidos o capturados en el combate, las imágenes de las interrogaciones de éstos últimos, las fotos de las tumbas de los efectivos rusos fallecidos en Donbás y clandestinamente enterrados en diferentes localidades de Rusia, las grabaciones de las llamadas telefónicas entre la cúpula de las tropas irregulares de Ucrania Oriental y los oficiales del Estado Mayor General de las FF.AA. de Rusia interceptadas por los servicios de seguridad ucranianos. Ahora es evidente que Ucrania no es un país “devastado por una guerra civil” sino una nación que afronta una agresión externa, lo que es totalmente diferente.

Con miles de tumbas militares frescas esparcidas por toda Rusia, con otros miles de los heridos recuperándose en los hospitales militares rusos, las cínicas declaraciones oficiales del Kremlin y sus portavoces de que las enteras unidades rusas se hayan “extraviado” en Ucrania o que sus efectivos “tomaron las vacaciones” antes de sumarse a la guerrilla llevando consigo todo un arsenal bélico (los carros de combate, morteros y sistemas de cohetes de lanzamiento múltiplo inclusive) no son capaces de defraudar a nadie. ¡No más!

Las autoproclamadas “Repúblicas Populares” de Donetsk y Luhansk (“DNR” y “LNR”), ni siquiera reconocidas por la propia Rusia, sólo existen gracias al apoyo material, logístico y financiero que les continuamente proporciona Rusia a veces en forma de llamados “convoys humanitarios” con el contenido desconocido, a través de los tramos de la frontera a los cuales no tienen acceso las autoridades ucranianas ni los observadores de la OSCE.

Los últimos bombardeos de los barrios residenciales de Mariupol perpetrados por las “milicias” con un balance de 30 víctimas mortales y un centenar de heridos, junto con semejantes barbaridades cometidas en las ciudades de Donetsk y Volnovaja, demuestran que los líderes de DNR y LNR no tienen ninguna intención de cumplir con los compromisos de Minsk que trazan el camino a la solución pacífica del conflicto, sino optan por la escalada de la violencia en la región pasando a la táctica del terror contra la población civil.

Rusia plagó los terrotorios ocupados de Ucrania con miles de sus militares activos, centenares de carros de combate, cañones, sistemas de misiles y una cantidad incalculable de otros armamentos. Todo este arsenal dispara y mata indiscriminadamente tanto a los militares ucranianos que defienden su patria como a los civiles que resultaron ser rehénes de los juegos geostratégicos del Kremlin. Este mismo armamento de fabricación rusa causa destrucción de la infrastructura, las viviendas, escuelas y jardines de infancia. En las manos equivocadas de los terroristas prorrusos este mismo material bélico de avanzada representa una amenaza a la aviación civil como lo evidenció la tragedia del vuelo MH17.

Es esta la razón por que el Parlamento de Ucrania el 27 de enero aprobó la declaración que reconoce Rusia como el estado agresor. Detrás de esta declaración está la espectativa de que el mundo también reconozca las DNR y LNR como organizaciones terroristas a nivel internacional, el paso que, según las normas internacionales, automáticamente convertiría a la Federación de Rusia, que las apoya directamente, en un “patrocinador del terrorismo” con todas las consecuencias que esto pueda acarrear.

La reacción del mundo frente a los últimos actos terroristas en Ucrania fue unánime. La mayoría de los líderes mundiales condenaron en términos más fuertes este acto terrorista y llamaron a Moscú a abandonar el apoyo a los terroristas, a retirar sus tropas del territorio de Ucrania y ejercer toda su influencia en los separatistas para que terminaran inmediatamente sus acciones bélicas y volvieran a la mesa de negociaciones respetando y cumpliendo los acuerdos de Minsk. A semejantes conclusiones llegaron muchos organismos internacionales que se reunieron de emergencia en los últimos días – desde el Consejo de Seguridad de la ONU hasta la Unión Europea, el Consejo de Europa, la OSCE, la OTAN, entre otras. Es cada vez más fuerte en la comunidad internacional la convicción de que, de no parado el agresor a tiempo, el conflicto militar ruso-ucraniano puede propagarse a la escala europea y global con unas consecuencias imprevisibles. Con esto en mente uno debe darse cuenta de que Ucrania está actualmente en la vanguardia de la defensa de los valores democráticos, contra la “ley del más fuerte” llamada a degradar los principios fundamentales del derecho internacional moderno, como la soberanía e integridad territorial de los estados, la inviolabilidad de fronteras etc.

La comunidad internacional insiste en que se lleven a cabo la investigación imparciales de todos los actos terroristas perpetrados en los últimos días en el Este ucraniano, en que sean determinados y llevados a la justicia sus autores materiales e intelectuales. Pero lo más importante que se reanude el proceso de paz, se cumplan los acuerdos de Minsk en su totalidad, incluido el régimen del alto el fuego, la separación de artillería pesada de los dos bandos, el intercambio de prisioneros, incluidos los ucranianos que están ilegalmente detenidos en Rusia como la piloto Nadiya Savchenko, y el restablecimiento del control efectivo sobre toda la frontera bajo la estricta supervisión de la OSCE. Sólo este camino puede llevar a la paz que es tan esperada por el sufrido pueblo ucraniano y que permitirá finalmente pasar a la implementación de las reformas socioeconómicas domésticas que son de extrema importancia para Ucrania.

Yurii Diudin, Embajador de Ucrania

en la República Argentina

Outdated Browser
Для комфортної роботи в Мережі потрібен сучасний браузер. Тут можна знайти останні версії.
Outdated Browser
Цей сайт призначений для комп'ютерів, але
ви можете вільно користуватися ним.
67.15%
людей використовує
цей браузер
Google Chrome
Доступно для
  • Windows
  • Mac OS
  • Linux
9.6%
людей використовує
цей браузер
Mozilla Firefox
Доступно для
  • Windows
  • Mac OS
  • Linux
4.5%
людей використовує
цей браузер
Microsoft Edge
Доступно для
  • Windows
  • Mac OS
3.15%
людей використовує
цей браузер
Доступно для
  • Windows
  • Mac OS
  • Linux